Que ver en Canencia

Que ver en Canencia

Paseando entre robles por Canencia

Si la semana pasada os proponíamos una ruta en coche recorriendo gran parte del Valle del Lozoya, esta semana, os sugerimos dar un paseo por una ruta, que resultará bastante curiosa.

En esta ocasión, vamos a pasear por una ruta que tiene lugar por una serie de cañadas, que han sido rehabilitadas y señalizadas para un mejor seguimiento. Vamos a comenzar en un pueblo situado en Valle Medio del Lozoya, que se llama Canencia. Para llegar a Canencia, podemos tomar la A-1, o carretera de Burgos, y desviarnos a la altura de Lozoyuela tomando la carretera hacía Rascafría, hasta encontrar el desvío a Canencia.

Una vez allí, podemos recorrer esta ruta, de 14 Kilómetros, que discurre entre bosques de robles y montañas, tiene dos lugares muy emblemáticos que son los puentes medievales de Canto y la Cadena.

Siguiendo las indicaciones que indican “Ruta de los Robles” se recorre el Camino de Lozoya a Canencia, el del Robledillo, el de las Cerradas, el Camino de la Fuente de Veneros, el de las Matas, el de Alameda, el de la Dehesa y el Camino del Pozo, en los que encontraremos descansaderos y atriles informativos donde nos explican datos sobre la comarca, naturaleza y curiosidades. La ruta además está dividida en cinco tramos que se pueden hacer a pie, en bicicleta, a caballo o con vehículos no motorizados.

Un paseo por Canencia

Esta semana os recomendamos un sugerente paseo por la Sierra Norte. En esta ocasión, vamos a recorrer una senda por uno de los lugares serranos más singulares, considerado como una joya botánica. Esta ruta comienza en el Puerto de Canencia. Para llegar allí, podemos acceder vía Carretera de Colmenar a Miraflores de la Sierra pasando de Soto del Real, o cogiendo la Carretera de Burgos, hasta Lozoyuela donde se toma el desvío hacía Rascafría, y después al pueblo de Canencia.

El mayor encanto de esta senda es la numerosa variedad de flora y fauna existente. Vamos a poder observar acebos, que hemos de aclarar que es una especie protegida; abedules, brezos, escaramujos, tejos, además de pinos y alguna otra especie, entre cascadas y arroyos.

La ruta, que tiene unos cinco kilómetros, es ideal para todas las edades, ya que podemos recorrer cualquiera de los tramos que la componen. Aún así recomendamos realizarla entera puesto que su dificultad es baja. Para comenzar se parte del propio puerto de Canencia, un lugar de fácil aparcamiento, donde se coge una pista que conduce al Centro de “El Hornillo”. En este punto comienza la senda que deberemos continuar hasta el Mirador de la Chorrera de “Mojonavalle”, cascada que con la llegada del frío se puede ver helada. Desde ahí el camino gira y continua hasta un cruce, donde podemos continuar hasta encontrarse con la carretera que desciende hacia Canencia, o volver de nuevo a el Puerto.

Además, para los amantes de las setas, en estos días, tras las primeras lluvias, es fácil encontrar gran variedad a lo largo del camino. Sin olvidar los consejos básicos para recogerlas:

· Sólo coger las setas que conozcáis, en caso de duda, es mejor dejarlas

· Las que cojáis, guardadlas en cestas que permitan que esporen y no se apelmacen, nunca utilizar bolsas de plástico

· Las setas deben cortarse con cuchillo o navaja y nunca arrancarlas

· Es muy conveniente ir acompañados por un experto o acudir a alguno para identificarlas: por ejemplo, todos los lunes por la tarde, en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense, hay especialistas que nos ayudarán. También en la Sierra se organizan talleres teóricos y prácticos sobre setas.

Aviso legal - Contacto - © 2021