Parque de El Capricho

Parque de El Capricho

Jardín del Capricho, el sueño de una duquesa

La ciudad de Madrid tieneciertos espacios naturales que, por momentos, nos hacen olvidar que nosencontramos en medio de una gran urbe. El sonido de los coches, si se oye, es como un rumor lejano que no perturba para nada, y el verde del lugar nos da una tranquilidad, quizás espiritual, que no es fácil de encontrar en las transitadas calles de Madrid.

Hoy hablaremos de uno de estos espacios naturales, los Jardines de “El Capricho”.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, Madrid llegó a tener una serie de villas suburbanas que formaban una especie de cinturón alrededor de la ciudad en un radio máximo de 10 kilómetros. El proceso de creación de todas ellas fue casi el mismo. Al principio se trataba dehuertas con modestas edificaciones que se fueron ampliando y renovando al tiempo que aparecieron los jardines.

Así, el origen de los jardines de “El Capricho” viene de 1783, cuando los Duques de Osuna compraron una finca que estaba situada en la villa de Alameda. Un año después, Pablo Boutelou, uno de los mejores jardineros de la corte, presentó el proyecto para la ordenación del eje ajardinado principal de la finca.

En lo que a la arquitectura del parque se refiere, Jean Baptiste de Mulot, que fue contratado en 1787, diseñó una idea paisajista de estilo inglés cuya traza general se realizo durante su estancia en España.Tras la marcha del arquitecto de jardines, en 1795, se hizo cargo el jardinero francés Pierre Prevost, junto con el pintor y escenógrafo italiano Ángel María Tardey.

Ya casi en 1800 se llevaron a cabo las obras del palacio, aunque en 1808, cuando la duquesatuvo que marcharse al sur por la invasión francesa, se tuvieron que parar. Con la restauración de Fernando VII, la duquesa recuperó su capricho y en 1815 mandó la construcción del Casino de Baile.

Cuando murió la caprichosa duquesa, su nieto encargó dos monumentos, uno en memoria de la duquesa y el otro en memoria del duque.

Hasta que en 1974 la finca de “La Alameda de Osuna” no fue adquirida por el Ayuntamiento de Madrid, el edificio junto a los jardines fue pasando por diversas manos. En 1985 la finca fue declarada Bien de Interés Cultural,lo cual llevó a su recuperación y restauración, por lo que hoy se puedevisitar como el más original y consumado ejemplo de villa suburbana delsiglo XVIII en España. Es, además, uno de los pocos exponentes de jardín paisajista de España.

Aviso legal - Contacto - © 2021