El Escorial

El Escorial, una joya arquitectónica

Tétrico, frío y misterioso para unos, impresionante, majestuoso y monumental para otros, sobre este edificio que costó 5.260.570 ducados, mezcla de palacio, monasterio y panteón de dimensiones gigantescas, emplazado en las soledades graníticas de la Sierra de Guadarrama, no han cesado de sonar las voces de la crítica desde que Felipe II ordenase su construcción. Algunos historiadores reprochan el enorme despilfarro y su arquitectura adpatada a la etiqueta cortesana. Para los españoles, el Real Monaterio de San Lorenzo del Escorial es el monumento arquitectónico español, al igual que Don Quijote, de Cervantes, es la obra literaria española.

Los actuales historiadores de arte juzgan con mucho aprecio el palacio monacal con sus 16 pàtios , 2673 ventanas, 1200 puertas, 86 escaleras y 88 fuentes y el recorrido de cuyos pasillos alcanza los 160 kilómetros. Para ellos el severo estilo de El Escorial es como un testimonio de los siglos. Estilo Herreriano se llama el estilo en que se construyó. Juan de Herrera (hacia 1530-1597) fue el arquitecto de Felipe II. Él completó lo que había proyectado y en el año 1563 iniciado su maestro Juan Bautista de Toledo.

Cuando Felipe II tomó la decisión de construir un monumental palacio en la soledad de las montañas, Madrid no era aún su capital de España. Felipe había vencido a los franceses en San Quintín el 10 de agosto de 1557, día de San Lorenzo. El Escorial se erigió en conmemoración de esta victoria. Su plano en forma de reja simboliza la parrilla en que San Lorenzo murió martirizado.

Toledo y Herrera dispusieron la edificación ordenada por el rey en forma de un rectángulo de 207 metros de largo por 161 de ancho, con torres en sus cuatro esquinas. Surgiendo el monasterio, la gigantesca iglesia orientada hacia San Pedro de Roma, el palacio real, en el que Felipe II no quiso para él más que una celda en la que descansar sus fatigados miembros y finalmente, el museo, la biblioteca y el Panteón de Reyes, con los féretros de los reyes españoles. Felipe II hizo entrar en la cripta que está bajo la iglesia el cuerpo de su padre y gran ejemplo, Carlos V. El lugar junto al emperador quedó desierto. Si Carlos V tiene un sucesor que le supere en la osadía de sus hechos, podrá ocupar este lugar, reza una inscripción junto al sepulcro vacío.

El lugar aún está vacío en la actualidad. Felipe II no se creyó digno de él. Su reinado no fue tan brillate como el de su padre; basta recordar la derrota de la Armada Invencible y la traición de Antonio Perez, su secretario. El rey murió en uno de los oratorios del templo, solitario, sin un amigo a su lado, la vista fija en el altar mayor.

A sus descendientes no les agradó el corte severo de las instalaciones palaciegas. Mejoraron la decoración al estilo de los siglos XVII y XVIII, más esto no varió el caracter del Escorial. Hoy como ayer, el impresionante edificio descansa en el desolado paisaje; un bloque granítico en una sierra granítica. Ningún obstáculo se interpone, en esta tierra calcinada por el sol, entre el observador y el horizonte.

El Escorial se cuenta entre las mas vigorosas impresiones artísticas del mundo, entre los mayores palacios de la historia del arte, según opinión de Franz Litschauser.

Aviso legal - Contacto - © 2021 Flamenco en Madrid