Puerta del sol

Puerta del sol

La plaza más famosa de Madrid y también probablemente de España es la Puerta del Sol.

Se conoce muy poco de su origen, aunque las leyendas hablan de posibles murallas defensivas y de una puerta colocada en el lado oriental de la plaza, donde nace el sol.

En la Puerta del Sol, de forma irregular, confluyen 10 calles, y en ella se sitúa el kilómetro 0 de la red de carreteras nacionales española, es decir, el punto desde el que parten todas ellas.

En esta plaza se halla la célebre estatua del Oso y el Madroño, símbolo de la ciudad, y el rótulo luminoso de la marca de Jerez (sherry) Tío Pepe, que después de 76 años haciéndonos levantar la vista hacia lo más alto del número 1 de la plaza, ha sido desmontado hasta el próximo otoño, en que volverá a lucir. Pero quizás, lo más destacable es que en la Puerta del Sol se encuentra el reloj más importante de España, cuyas campanadas, a las doce la noche de cada 31 de diciembre (Nochevieja), marcan el comienzo del célebre ritual español de tomar las 12 uvas.

En la Puerta del Sol han tenido lugar a lo largo del tiempo las mayores protestas populares de España, la última de ellas en la primavera de 2011, de la mano del movimiento de “Los Indignados”.

En la esquina de la Puerta del Sol con la Calle Mayor se encuentra la pastelería más famosa de Madrid, la Mallorquina, ideal para un desayuno que te de fuerza para toda la mañana.

En la Puerta del Sol, hacia el Norte, empieza la calle Preciados, una de las calles comerciales más famosa y frecuentada de España, gracias a la presencia de gran cantidad de tiendas y centros comerciales, como el Corte Inglés, por ejemplo.

Nochevieja en la Puerta del Sol

Madrid tiene fama de ser el epicentro de las fiestas de fin de año, la Nochevieja se festeja de manera especial en la Puerta del Sol para darle la mejor bienvenida al nuevo año.

Sin dudas quienes buscan festejos divertidos y con mucho ruido prefieren Madrid para estas fechas y llegan por miles a la Puerta del Sol para seguir las campanadas que da el reloj de la Casa de Correos. Cada uno va munido de su docena de uvas, cotillón, cava o champagne, pancartas que anuncian el nombre del pueblo del que vienen, gorros, pelucas e infinidad de elementos que provocan finalmente, ese ruido ensordecedor que caracteriza a la transmisión que hace la televisión.

Para evitar accidentes y desmanes propios de ese tipo de reuniones, en los últimos años la Policía Municipal cierra los accesos a la Puerta del Sol con vallas, creando un pasillo que les permite impedir el ingreso de aquéllos que lleven objetos con lo que puedan agredir, es por eso que el plan de seguridad prohíbe el ingreso de botellas u otros tipos de envases de vidrio.

La tradición reza que al ritmo de las campanadas del reloj que marca la medianoche se toman también las doce uvas como medida de buen augurio para el año que comienza. Desde el año 1962, la TVE transmite el evento a todo el país.

Con las campanadas del reloj se dispara también el bullicio de los presentes y el encendido del neón que augura “Feliz 2011″. Muchos permanecen en la plaza luego de la medianoche, pero la gran mayoría se dirige en busca de la diversión que prometen bares, discotecas y fiestas privadas.

Esta fiesta es muy apreciada por turistas europeos o de otras partes del mundo que buscan celebrar la Nochevieja al auténtico estilo español.

Una nota curiosa se da el día anterior al fin del año. La noche del 30 de diciembre es ideal para quienes prefieren los festejos más ordenados y sin aglomeraciones. Justo a la medianoche se hace un simulacro, un ensayo, de la Nochevieja que sirve para evitar errores al día siguiente y viene con todo incluido: campanadas, luces de neón y hasta el champán.

Para sellar la primera noche del año o más bien de la mañana, la tradición indica desayunar con churros y chocolate, una costumbre que vale la pena experimentar si decides pasar la Nochevieja en Madrid.

Aviso legal - Contacto - © 2021 Madrid de los Austrias