Que ver en San Martín de Valdeiglesias

Que ver en San Martín de Valdeiglesias

Situado en el límite occidental de la Comunidad de Madrid, a unos 70km de la capital, colindando con las provincias de Ávila y Toledo, San Martín de Valdeiglesias es un pueblo de poco más de 8000 habitantes.

Su historia, a pesar de haberse hallado algunos restos de épocas anteriores, comienza hacia el siglo XIII en torno a una pequeña ermita dedicada a San Martín de Tours, actual patrón de la localidad. Bajo la influencia del monasterio de Santa María de Valdeiglesias, San Martín tuvo el mayor crecimiento de la zona, por lo que obtuvo en el siglo XIV un fuero, obteniendo así el título de villa. Un siglo más tarde, tuvo lugar una revuelta contra el monasterio, teniendo como consecuencia la anexión de la villa a los dominios de Álvaro de Luna, quien ordenó construir el monumento principal de la zona; el actualmente llamado Castillo de la Coracera.

Su labor agrícola ha sido importante durante siglos teniendo gran importancia el cultivo de vid, pues, como curiosidad, Cervantes, nombró el lugar destacando sus vinos. También se ha dicho que la obra de Goya, La Vendimia, también está ambientada en esta villa.

Es este castillo del siglo XV, el principal reclamo turístico de la villa, llamado de la Coracera como derivación del apellido de sus actuales propietarios; la familia Corcuera. Se trata de un edificio de estilo renacentista, del que destacan su patio de armas y su torre del Homenaje, que sobresale en relación al resto del edificio.

También destaca, entre el gran número de edificios religiosos cercanos, la iglesia de San Martín Obispo, de estilo herreriano, creada precisamente por uno de los ayudantes de Juan de Herrera en El Escorial; Pedro de Tolosa.

Si se quiere disfrutar de la arquitectura típica de la zona, San Martín aún conserva construcciones del siglo XIX, que marca la evolución arquitectónica al compararse con los edificios históricos medievales y modernos que permanecen en pie.

- Información práctica.

- Para llegar a San Martín de Valdeiglesias desde Madrid se debe tomar la M501, que parte de la M40-M511 a la altura de Boadilla del Monte. Desde Ávila y Toledo la carretera a tomar es la N403.

- En autobús, desde Madrid se puede tomar la línea 551 en la Estación del Príncipe Pío.

San Martín de Valdeiglesias, pequeño gran lugar

Madridno es tan sólo la capital, lo sabemos, y por ello es interesante conocer sus alrededores, sus pueblos más auténticos que también tienen historia y lugares interesantes que visitar. Es el caso de San Martín de Valdeiglesias.

Estepueblo de poco más de siete mil habitantes tiene una historia curiosa. El lugar era habitado por muchos ermitaños por lo que el rey Alfonso VII cedió el valle al monje Guillermo, el cual fundó un monasterio de Pelayosalrededor del cual se crearon numerosas iglesias y capillas. El mismo rey, en 1180 le concedió el título de pueblo y comenzaron a llegar a ella gente de muchos lugares. No se sabe porque pero este lugar fue siempre un lugar, digamos, revoltoso. Sus habitantes se levantaron contra el mismo rey, contra la autoridad del abad y, más tarde, contra los señores que llegaron con la intención de someter a la población.

Pero bueno, centrémonos ahora en las cosas que se pueden visitar pues son muy interesantes.

Podremos ver, por un lado varias casas nobles con sus respectivos escudos en las portadas. La casa de la Santa o de las Dos Puertos, que según se cree fue una ermita, fue donde pernoctó Santa Teresa en uno de sus viajes fundacionales.

En cuanto a la arquitectura religiosa nos podremos fijar en la iglesia de San Martín. Situado en la Plaza Real,junto al Ayuntamiento, fue comenzado por Juan Herrera (aunque no lo acabó) y posee un estilo renacentista. En su interior podremos admirar un altar mayor que ostenta su retablo, de grandes dimensiones y estilo barroco que nos enseñará a San Martín partiendo su capa con los pobres. La iglesia también conserva una imagen de la Virgen de la Nueva que es una talla bizantina en piedra de tan sólo diez centímetros (según dice la leyenda fue perdida por el mismísimo rey Alfonso X).

A ocho kilómetros, ya en la provincia de Ávila, podremos disfrutar los Toros de Guisando,esculturas íberas que no se sabe para que se utilizaban. Están en el mismo lugar donde Isabel (más tarde “la Católica”) y su hermano Enrique IV de Castilla llegaron a la concordia en una lucha de sucesión.

Al lado del pantano de San Juan podremos disfrutar de las ruinas del monasterio de Pelayos, fundadora del pueblo.

En fin, mucha historia y mucha cosa que ver en un lugar tan supuestamente pequeño.

Castillo de la Coracera en San Martín de Valdeiglesias

Queremos acercarnos hoy a uno de los pueblos con más historia de la Comunidad de Madrid. Se trata de San Martín de Valdeiglesias, a unos setenta kilómetros de la capital madrileña, casi tocando ya las provincias de Ávila y Toledo.

Y nos hemos venido hasta aquí para visitar uno de sus monumentos más significativos, sino el que más, el Castillo de la Coracera,construido a finales del siglo XV. Mucha historia es la que encontramosen este castillo, como por ejemplo resaltar que el último de los grandes personajes que vivió en él fue precisamente Don Álvaro de Luna.

También se tienen noticias de que por aquí viviera la reina Isabel de Castilla,justo cuando fue proclamada reina de Castilla en la venta de Tablada. El castillo en sí tiene planta cuadrada, con una torre del homenaje que sobresale del conjunto, y unas almenas que se restauraron hace poco. De todas formas, lo que más os llamará la atención será sin duda la enorme torre del homenaje.

Si accedemos al interior del castillo nos encontraremos con un gran patio de armas, y una serie de dependencias a su alrededor, como la capilla y la bodega, estancias que formaban parte de las residencias de los monarcas cuanto estos estaban de cacería.

A pesar de los destrozos que sufrió durante el siglo XIX, cuando estuvieron por aquí las tropas francesas, se conserva en muy buen estado. En 1998 abrió de nuevo sus puertas al público para poder ser visitado como una galería de arte.

No es de extrañar que por estas tierras de Castilla existan fortalezas señoriales de este tipo, que en un principio se construyeran como defensa militar, y que más tarde pasaran a ser residencia de los nobles más altos de la corona.

Os aconsejaría que os acercarais hasta el Castillo de la Coracera, para disfrutar de una espléndida fortaleza medieval, rodeada de un entorno natural hermoso, dominando el pueblo de San Martín de Valdeiglesias.

La Vía Verde del Alberche en Madrid

Nome han gustado nunca los puentes, ni siquiera cruzarlos, especialmente cuando hay un mar, un río, lago etc… bajo ellos. Sin embargo, me produce mucha calma sentarme a la orilla de un río y disfrutar del sonido placentero del agua, el paisaje de sus alrededores, el chapoteo en ocasiones de algún pez…

Uno de esos ríos que desprenden calma es el Alberche,que con sus 177 kilómetros de vida, recorre Castilla la Mancha, Madrid yCastilla León, hasta desembocar en el Tajo, a la altura de Talavera de la Reina. En Madrid, posiblemente la mejor zona para verlo y disfrutar de él sea en Aldea del Fresno, a unos cincuenta kilómetros al oeste de Madrid.

Tanto es así que se puede hacer la ruta de la Vía Verde del Alberche, una ruta de catorce kilómetros que comienza en San Martín de Valdeiglesias y acaba en el Embalse de Picadas. Un recorrido que discurre a orillas del río, con un paraje precioso, que os recomiendo especialmente hacer en bicicleta.

De San Martín de Valdeiglesias la vía verde nos lleva a Pelayos de la Presa,situada a unos seis kilómetros. Hay que decir que esta vía verde no está muy bien señalizada que digamos, por lo que si antes de la ruta podéis haceros con un mapa, mejor que mejor. Los caminos tampoco están asfaltados, sino que son de tierra, con grava y ligeros baches, por lo que hay que ir con cuidado.

Para una mañana de domingo es ideal perderse por aquí. Llevaros mochila con bocadillos y bebida. Seguro que encontráis durante la ruta algún lugar en el que parar y disfrutar de la tranquilidad que os ofrece el Alberche y sus parajes. No es extraño ver piragüistas en el curso del río, ya que es una zona en la que se practica bastante este deporte. Sin ir más lejos existe el Alberche Kayak Club.

Desde el camino tal vez tengáis también la oportunidad de contemplar águilas imperiales, azores, y milanso reales y negros que suelen sobrevolar el río y los peñascos de los alrededores. Tampoco faltan sitios durante el verano en el que, los madrileños que no pueden huir a las playas de la costa, se acercan a la ribera del Alberche para bañarse, concretamente ala Playa del Alberche, en Aldea del Fresno.

En definitiva, que os vayáis de ruta por el Alberche para disfrutar de un día de campo muy agradable en familia.

Aviso legal - Contacto - © 2021