Que ver en Talamanca de Jarama

Que ver en Talamanca de Jarama

En la parte nororiental de la Comunidad de Madrid y junto a la histórica localidad de Talamanca de Jarama, antigua Mantua Carpetana Romana, nos encontramos uno de los restos de origen romano, aunque reconstruido en época medieval, mejor conservados de toda la provincia. Nos referimos al Puente romano de Talamanca de Jarama.

Este puente, que fue levantado sobre las aguas del río Jarama, ya en realidad no las cruza al haber sido desviado el cauce de dicho río, aunque entre sus pilares fluye un pequeño canal de regadío.

El puente romano da acceso a un área recreativa junto al río, muy frecuenta por los lugareños los fines de semana, y que cuenta con todo lo necesario para un domingo de pic-nic como aparcamiento, zona de juegos, quioscos de bebidas, 69 mesas, 130 bancos y 20 barbacoas muy solicitadas. La entrada a esta zona cuesta 2 €.

El puente está orientado de norte a sur, y consta de cinco arcos distribuidos de forma irregular, siendo más grande el situado en la parte meridional. Los materiales utilizados en su construcción son sillería de piedra caliza y mampostería de cantos rodados, aunque en sus posteriores restauraciones se introdujo granito de Colmenar. Todavía son visibles algunas de las marcas de cantero dejadas durante la Edad Media.

Levantado por los romanos, se piensa que tuvo una función militar en la época musulmana con el fin de comunicar diferentes fortalezas de la zona. A partir del siglo XI fue utilizado por los cristianos como paso entre Toledo y la Submeseta Norte a través del Puerto de Somosierra. El Arzobispo de Toledo impuso un impuesto por pasar por él lo que le hizo obtener grandes ganancias.

Este monumento se encuentra situado en las afueras del casco urbano, casi tapado por una impresionante chopera. Talamanca de Jarama se halla a cincuenta kilómetros al norte de Madrid, y se puede acceder fácilmente por carretera, tanto en coche como con vuestros billetes de autobús.

Acceso: N-1 desvío en Algete y tomar la M 103 con dirección Talamanca del Jarama.

El municipio de Talamanca de Jarama

El pueblo de Talamanca de Jarama pertenece a la Comunidad Autónoma Madrid, es uno de los pueblos más antiguos y con mayor historia en toda la provincia de Madrid y se explaya sobre la Comarca de la Campiña de Henares por donde recorre el río Jarama del donde toma el nombre y limita con Castilla-La Mancha.

Cabe la posibilidad de que su primer doblamiento fuera prerromano y seguidamente fue una ciudad romana y, prontamente visigoda con el nombre de Armántica y supo tener cierta notabilidad, es muy posible que en esa época fuera una ciudad amurallada.

Talamanca de Jarama, tiene un rico patrimonio histórico-artístico, que son los restos y testigo de sus pasados romanos y románicos-mudéjares de gran valor arquitectónico del nordeste de Madrid; pero que en la actualidad este pueblo se proporciona la infraestructura para la realización de turismo rural, el senderismo, ciclismo o también cicloturismo.

Podemos mencionarte 2 de los monumentos más acentuados en esta zona que son: el ábside románico de la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista y el puente romano sobre el arroyo de Caz. Se han preocupado por mantener intacto aspecto que tenía del siglo medieval XVII, que se ha convertido en el lugar favorito de muchos productores norteamericanos y españoles para ambientar varias películas de las cuales se contabilizan un poco mas de 130 películas.

Otros sitios de interés para destacar tenemos: Junto al río Jarama encontramos el Puente Romano de cinco ojos es tal su importancia que aparece en el escudo de Talamanca de Jarama. De la época medieval tenemos Muralla de Talamanca de la cual solo quedan algunas partes. En el arroyo de Valdejudíos, encontramos el Puente Nuevo construido en 1631. y sobre él se ha construido el actual puente. Primeramente fue una caballeriza de un Duque, el duque Osuna aproximadamente en el siglo XVII estamos hablando de la Casa Consistorial, en la actualidad es dependencias principales del Ayuntamiento.

Bodega del Arrabal. Entre las calles de San Isidro y Barrio Nuevo. Excavada sobre una ladera en el siglo XVIII y unida a la Cartuja mediante una serie de pasadizos subterráneos, que servían para transportar el vino por unos conductos de piedra hasta las tinajas allí almacenadas.

Aviso legal - Contacto - © 2021